Descargar aplicación UNESCO
Acerca

Isla Urbana



En el 2008, mientras estudiaban en Estados Unidos, los fundadores de Isla Urbana, Renata Fenton y Enrique Lomnitz, se interesaron en una escuela de pensamiento muy pequeña y particular enfocada en replantear el diseño como herramienta para identificar y resolver las problemáticas principales, en lugar de diseñar objetos bellos, productos, para el consumo de algunos pocos capaces de pagarlos. Ambos habían crecido en México, en donde se les presentaron los desafíos y las posibilidades inherentes para trabajar con la escasez urbana.

Crearon un proyecto de viviendas sostenibles y empezaron a realizar una investigación profunda al ir a zonas extremadamente marginadas para observar sus recursos y sus habitantes. Se encontraron preguntándose: “¿Cómo es que las personas en la Ciudad de México que no tienen un sueldo fijo o generoso, o no pueden obtener una hipoteca, logran tener una casa propia y vivir allí durante muchos años? La formulación de esta pregunta llevó a un enfoque que ha sido clave para todos sus proyectos, haciendo posible lo que parece imposible.

Las personas que viven en los márgenes más precarios solo pueden operar en mercados informales, en los que la ganancia diaria es suficiente para cubrir los gastos solo de ese día, realmente es el único modo de sobrevivir. Una cosa que se observó es que cada semana, si sobraba dinero, se usaba para comprar material, que se apilaba durante el tiempo que tardó en empezar la construcción de la casa. Al seguir el mismo proceso durante la construcción, podían seguir añadiendo poco a poco el resto de los materiales que se necesitaban para construir y equipar la casa. Este proceso se enfocó en la mejora lineal de todas las necesidades básicas, con la excepción del uso del agua. El enfoque al agua fue circular más que lineal: se reciclaba y se reusaba tantas veces como fuera posible debido a que el agua presentaba graves problemas de escasez.

Fotografía: cortesía Isla Urbana
Fotografía: cortesía Isla Urbana

El sistema hidráulico de la Ciudad de México está roto, es uno de los menos sostenibles en el mundo. El agua de lluvia, que cae en abundancia en la temporada de lluvias, inunda la ciudad en lugar de recolectarse en áreas de recolección. Solo el 11% de las precipitaciones está contenido en el acuífero, mientras que el 34% se pierde por los escurrimientos urbanos en el drenaje. Otro 35% del agua potable se pierde en fugas y otro consumidor importante, cuyos datos de consumo no están disponibles, es la toma ilegal de agua por conglomerados de lujo, entre otros. (De Coss, 2016) El agua no está distribuida de manera equitativa y los pozos que la suministran están sobrexplotados.

Para reformular el enfoque de la cuestión, Fenton y Lomnitz usaron un proceso similar al que habían observado en la lenta construcción de las casas de los ciudadanos, esta vez aplicado al agua. Empezaron con un pequeño sistema de cosecha de cosecha de lluvia y observaron cómo funcionaba y no funcionaba. Todo se llevó a cabo en las casas de aquéllos dispuestos a probar los sistemas de recolección y trabajar para su mejora. Este ejercicio de diseño incluyente y participativo fue moldeado por medio de preguntas y la observación de los errores para poder realizar adaptaciones, dando como resultado el logro de la recolección de lluvia para suministrar el uso doméstico para ocho meses del año.

Fotografía: cortesía Isla Urbana
Fotografía: cortesía Isla Urbana

En la actualidad, Isla Urbana ha instalado 4,600 sistemas en la ciudad, con un estimado de 35,000 beneficiarios y 368 millones de litros de agua de lluvia recolectada, un equivalente de 46,000 camiones (de 8,000 litros de capacidad) ahorrados en agua (Isla Urbana, 2017). Pero el verdadero logro que ha surgido de esta cosecha tangible es que las personas fueron parte del proceso que dio lugar a su autonomía, empoderamiento, inclusión en los ciclos del agua y en el sistema en lugar de solo depender de él. El siguiente paso de Isla Urbana es incluir a las artes en los esfuerzos de recolección del agua, ya que tanto el arte como el agua son necesidades humanas básicas y ambos poseen una gran capacidad de transformación.

Project name Isla Urbana
Periodo 2009
Autor Carlos Moscoso, Enrique Lomnitz, Renata Fenton, David Vargas, Hiram García
Colaborador CDMX
Colaborador 100 Resilient cities, Harp Helú Foundation
Ubicación Av. División del Norte 2745 Int-2, Col. Barrio San Lucas, Del. Coyoacán, 04030, CDMX
  1. Enrique Lomnitz, “Urban Island”, filmed May 2016 at TEDxCalzadaDeLosHéroes, Mexico City. video, 20:25,https://www.youtube.com/watch?v=nmOFIc10_jM.
  2. “A general vision of water in Mexico” Fondo para la Comunicación y la Educación Ambiental, A.C., https://agua.org.mx/cuanta-agua-tiene-mexico/#quienes-consumen-mas.
  3. Alejandro de Coss, “El futuro del agua en la Ciudad de México: ¿una catástrofe irreversible?”, Nexos, Noviembre 2016, https://labrujula.nexos.com.mx/?p=1051.
  4. Lomnitz, op.cit.