Descargar aplicación UNESCO
Acerca

Los Juegos Olímpicos de 1968 en México: un ejercicio de diseño ilimitado

El 16 de octubre de 1963, el Comité Olímpico Internacional otorgó la organización de los XIX Juegos Olímpicos de 1968 a México, que ganó la candidatura a las propuestas de Buenos Aires, Lyon y Detroit. Fue la primera vez que un país latinoamericano de población hispanohablante era elegido como anfitrión de las Olimpiadas.

1968 era un momento de demostrar las capacidades de una nación emergente que buscaba proyectar la imagen de una economía y una sociedad prósperas para una presentación internacional. Los Juegos Olímpicos significaban la organización reflexiva de un proyecto nacional en que casi todos los órganos del Estado tenían que estar en coordinación y gestión totales para llevar a cabo las ceremonias y los eventos de la manera más efectiva. La tarea requería de un entendimiento importante del diseño sistémico en que todos los recursos debían optimizarse al máximo para pensar en el impacto a largo plazo sobre una sociedad creciente. En aquel entonces, México no contaba con los recursos que algunas naciones organizadoras previas habían tenido, por lo que la estrategia tenía que ser muy inteligente para reutilizar las infraestructuras antes y después de las Olimpiadas y aun así construir una imagen fuerte ante el resto del mundo. Un buen ejemplo de este ejercicio de diseño cuidadoso fue el diseño y la construcción de villas hoteleras para asignar a los atletas, en lugar de construir hoteles que se habrían convertido en elefantes blancos después de los juegos; se decidió construir conjuntos de departamentos que más adelante pudieran atender la necesidad creciente de vivienda de la ciudad.

Materiales promocionales de la XIX Olimpiadas en México.
Materiales promocionales de la XIX Olimpiadas en México.

Además del espíritu deportivo, el comité sintió que la cultura mexicana tenía que reflejarse con el mismo valor y reconocimiento y, por lo tanto, decidió crear para cumplir este propósito la Olimpiada Cultural, una serie de actividades culturales, exhibiciones y encuentros que conjugaban arte y deporte tal como se hacía en el periodo helenístico original. Para este emprendimiento, el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, presidente del comité organizador, nombró a Mathias Goeritz curador y coordinador cultural, uno de los puestos principales del equipo organizador.

Esta conjunción de deportes y actividades culturales y artísticas reveló un patrón en la conceptualización del proyecto para un impacto internacional. Hasta el día de hoy, el espíritu de esos juegos, que sirvieron como ejemplo teórico a otros países, todavía está presente. El orgullo y los habitantes de la nación se enriquecieron con este evento sin precedentes.

Iconografía y eventos de la XIX Olimpiadas en México.
Iconografía y eventos de la XIX Olimpiadas en México.

"Es la primera vez que el color no solo se usa estéticamente, sino como identidad. La cuestión geométrica del logotipo nos permitió que los formatos de cada producto fueran muy claros. Así, todos los miembros del equipo de diseño podían participar, proponer."1

El papel que jugaron los medios a través de la transmisión de los Juegos Olímpicos fue decisivo en la construcción de la imagen de un México moderno. La imagen internacional tenía que ser de modernidad y progreso absolutos y era muy importante pulir cada detalle que se televisara. El diseño gráfico y el adorno fueron los elementos más ingeniosos pensando en el impacto sobre los espectadores.

Para esto último, un grupo de visionarios multidisciplinarios llevó al evento deportivo a alturas históricas y marcaron un hito en el desarrollo cultural de la nación con reverberaciones que se sintieron a nivel internacional. El equipo organizador multidisciplinario, en especial la unidad de diseño gráfico liderada por Lance Wyman y Eduardo Terrazas desarrolló un sistema gráfico visual como ningún otro que se hubiese hecho antes: logotipos, pósteres, timbres postales, signos, mapas, tipografía, esculturas, ropa y recuerdos, entre otros elementos que fueron el resultado conjunto de un esfuerzo colectivo por llevar al país a la vanguardia de la imagen gráfica. La imagen de los juegos tenía que distinguirse mediante un desarrollo de marca flexible y un impacto visual más que por la infraestructura estática. También era la primera vez que los juegos se transmitían por televisión a color y estaba destinada a ser una fiesta colorida paradigmática. Se emplearon dos conceptos fundamentales en la estrategia visual: arte huichol tradicional y arte óptico contemporáneo, una simbiosis de formas y momentos que crearon una verdadera singularidad de lenguaje.

Iconografía y tipografía de la XIX Olimpiadas en México.
Iconografía y tipografía de la XIX Olimpiadas en México.

El Comité Olímpico Internacional exigía que todo el texto de los pósteres y publicaciones apareciera en inglés, francés y español, por lo que se diseñaron imágenes gráficas para comunicar sin texto siempre que fuera posible.2

En este contexto, cabe mencionar que la tipografía conocida como "México 68" fue el hito gráfico que sigue formando parte de la memoria colectiva de los Juegos Olímpicos. Dicha tipografía y los otros pictogramas utilizados surgieron como resultado de una gramática visual con una base precolombina que se comprende con facilidad, destacable por su uso de glifos, con las cuatro esquinas redondeadas y con imágenes abstractas del lugar o las actividades en sus centros. En el Programa Cultural, estos bordes redondeados se derivaron del perfil del número 68, que a su vez se integró geométricamente al símbolo Olímpico—los anillos, una extensión de líneas paralelas y la palabra México en el centro, lo que generaba una repetición radial rítmica que se extendía hacia afuera, un impacto visual de ondas concéntricas que finalmente llegaban al concepto deseado con claridad y precisión—.

Iconografía y carteles de la XIX Olimpiadas en México.
Iconografía y carteles de la XIX Olimpiadas en México.

Cabe señalar que el entorno en que se llevaron a cabo los Juegos Olímpicos involucró tensión política y social resultado de las acciones emprendidas por el movimiento estudiantil, así como otros que mantenían una postura ideológica contraria a la represión y los sistemas impopulares que estaba implementando el gobierno, una situación que se presentaba en paralelo en diferentes partes del mundo en ese momento.

Project name The '68 Mexico City Olympics
Periodo 1968
Colaborador Lance Wyman, Pedro Ramírez Vázquez, Eduardo Terrazas, Beatrice Trueblood, Manuel Villazón, Abel Quezada, Alfonso Soto Soria, Jesús Virchez Alanís, Julia Johson–Marshall, Michael Groos and Bob Pellegrini
Ubicación Mexico City

1 Varios autores, Diseñando México 68: una identidad olímpica, (México, Museo de Arte Moderno México, Landucci), 47.

2 Wyman, Lance, MÉXICO (México, MUAC, RM), 52.