Descargar aplicación UNESCO
Acerca

Ciudad de México, Ciudad Creativa — Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano

Han pasado casi 700 años desde la fundación de la Ciudad de México, que, inevitablemente, se iba a convertir en la capital del país y un centro político, económico y cultural de las Américas, debido a su ubicación geográfica estratégica, el progreso que su estructura social alcanzó en cada era y, sin duda, la gran diversidad de su legado histórico y cultural.

Estas cualidades la volvieron un puente simbólico entre naciones y continentes, y revelaron al mundo su vocación abierta, incluyente y de apoyo, en su aspiración constante por la modernidad en los sectores educativo, artístico, cultural, industrial, financiero y urbano.

La herencia que cinco siglos de procesos históricos y transformaciones sociales han materializado y concedido a la Ciudad de México incluye un extraordinario patrimonio cultural formado por 4 sitios declarados Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, 9 zonas arqueológicas, alrededor de 150 museos y aproximadamente doce mil monumentos.

Sin embargo, nuestra capital empezó a escribir una nueva historia inspirada por la reforma constitucional de 1996, que le otorgó el estatuto jurídico de entidad federativa, creó el Gobierno del Distrito Federal y le dio a nuestro pueblo el derecho a elegir de manera democrática a su más alto representante—en este caso, un Jefe de Gobierno—en 1997. Una vez que se estableció su autonomía política, la capital mexicana expandió su visión política del desarrollo económico, social y cultural más que nunca, a lo que se daría forma 20 años después en la primera Constitución Política de la Ciudad de México, una Carta Magna avanzada—tanto nacional como internacionalmente—en materia de derechos y libertades para todos los ciudadanos.

Mediante la promoción de valores democráticos como el respeto y la tolerancia de la diversidad, igualdad, solidaridad y justicia social, hemos fortalecido nuestra vocación creativa e innovadora ante los desafíos, objetivos y temas más apremiantes relacionados con la ciudad, desde diferentes alcances y perspectivas, con la finalidad de mejorar la calidad de vida de quienes viven en ella.

La Acción Internacional, entendida como un eje transversal de las políticas públicas en la Ciudad de México desde la administración actual, incluye esta noción en los esquemas y mecanismos de cooperación, así como en el proceso de intercambio y construcción común de soluciones, en especial con redes y organizaciones de ciudades internacionales. Así, decidimos emprender la misión importante de presentar este año la candidatura de nuestra capital para ser miembro de la Red de Ciudades Creativas de la UNESCO, en la categoría de Diseño.

De esta manera, la Ciudad de México, considerada la octava economía global, asume con entusiasmo la responsabilidad y la tarea de enriquecer un concepto integral y estratégico del Diseño que—con base en un enfoque incluyente y sustentable—reconoce su capacidad de idear, crear y transformar positivamente nuestros espacios y realidades, lo que se demuestra en cada página de esta publicación valiosa y sin precedentes.

— Ing. Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, Coordinador General de Asuntos Internacionales de la Ciudad de México

Han pasado casi 700 años desde la fundación de la Ciudad de México, que, inevitablemente, se iba a convertir en la capital del país y un centro político, económico y cultural de las Américas, debido a su ubicación geográfica estratégica, el progreso que su estructura social alcanzó en cada era y, sin duda, la gran diversidad de su legado histórico y cultural.

Estas cualidades la volvieron un puente simbólico entre naciones y continentes, y revelaron al mundo su vocación abierta, incluyente y de apoyo, en su aspiración constante por la modernidad en los sectores educativo, artístico, cultural, industrial, financiero y urbano.

La herencia que cinco siglos de procesos históricos y transformaciones sociales han materializado y concedido a la Ciudad de México incluye un extraordinario patrimonio cultural formado por 4 sitios declarados Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, 9 zonas arqueológicas, alrededor de 150 museos y aproximadamente doce mil monumentos.

Sin embargo, nuestra capital empezó a escribir una nueva historia inspirada por la reforma constitucional de 1996, que le otorgó el estatuto jurídico de entidad federativa, creó el Gobierno del Distrito Federal y le dio a nuestro pueblo el derecho a elegir de manera democrática a su más alto representante—en este caso, un Jefe de Gobierno—en 1997. Una vez que se estableció su autonomía política, la capital mexicana expandió su visión política del desarrollo económico, social y cultural más que nunca, a lo que se daría forma 20 años después en la primera Constitución Política de la Ciudad de México, una Carta Magna avanzada—tanto nacional como internacionalmente—en materia de derechos y libertades para todos los ciudadanos.

Mediante la promoción de valores democráticos como el respeto y la tolerancia de la diversidad, igualdad, solidaridad y justicia social, hemos fortalecido nuestra vocación creativa e innovadora ante los desafíos, objetivos y temas más apremiantes relacionados con la ciudad, desde diferentes alcances y perspectivas, con la finalidad de mejorar la calidad de vida de quienes viven en ella.

La Acción Internacional, entendida como un eje transversal de las políticas públicas en la Ciudad de México desde la administración actual, incluye esta noción en los esquemas y mecanismos de cooperación, así como en el proceso de intercambio y construcción común de soluciones, en especial con redes y organizaciones de ciudades internacionales. Así, decidimos emprender la misión importante de presentar este año la candidatura de nuestra capital para ser miembro de la Red de Ciudades Creativas de la UNESCO, en la categoría de Diseño.

De esta manera, la Ciudad de México, considerada la octava economía global, asume con entusiasmo la responsabilidad y la tarea de enriquecer un concepto integral y estratégico del Diseño que—con base en un enfoque incluyente y sustentable—reconoce su capacidad de idear, crear y transformar positivamente nuestros espacios y realidades, lo que se demuestra en cada página de esta publicación valiosa y sin precedentes.

— Ing. Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, Coordinador General de Asuntos Internacionales de la Ciudad de México