Descargar aplicación UNESCO
About

Mexico’s Design Ecosystem: An Executive Summary

La Ciudad de México prospera mediante su diseño; un escaparate caleidoscópico de productos, esfuerzos y procesos que florece por toda la ciudad que, etiquetada como CDMX en 2014 en un intento por impulsar su imagen y presencia internacional, ha demostrado ser un ejercicio y mensaje poderoso por sí misma al posicionar el diseño para todos y hacia todos.

La CDMX, centro efervescente de la vida política, cultural y económica de México, es también el centro urbano más grande y dinámico del país. Si bien su superficie ocupa sólo el 0.08% del territorio de México (INEGI, 2010), esta ciudad es hogar de 8.9 millones de habitantes, 7.5% de la población total del país. Se consolidó como uno de los centros financieros y culturales más importantes de América, y contribuye al 16% del PIB del país, además de que alberga la concentración de oferta e infraestructura culturales más importante y diversa de México. Todos estos indicadores, junto con el gran número de festivales multidisciplinarios, convenciones y “expos” que se llevan a cabo durante todo el año en la ciudad, han llamado la atención de la comunidad artística internacional. Algunos de estos eventos de fama mundial son: Design Week México, Abierto Mexicano de Diseño, Mercedes-Benz Fashion Week Show, La Lonja Mercantil, Mextrópoli, Zona Maco, Habitat Expo, entre otros.

El diseño de la Ciudad de México se moldea constantemente gracias a su condición de megalópolis: un área urbana compuesta de 60 municipios que pertenecen a sus estados colindantes, con lo que suma un total de 22 millones de personas que tienen influencia directa sobre su dinámica y la vuelven una de las metrópolis más desafiantes y diversas del mundo. La Ciudad de México es la primera en el mundo en contar con una Constitución realizada mediante participación abierta, un proceso que ha fortalecido las fuerzas centrípetas de participación de la ciudad. La presencia de una participación ciudadana y una creatividad urbana poderosa moldea constantemente el patrimonio, las colonias y las comunidades en su desarrollo. Cada año, esta ciudad recibe a más de 11 millones de visitantes extranjeros y constantemente acoge a un espectro completo de público diverso: desde migración nacional hasta importantes comunidades de exiliados, artistas y ejecutivos.

Se ha identificado a las industrias creativas como un sector fundamental de la economía del país, justo debajo de la manufactura, el petróleo y el turismo (Piedras, 2017). En este sentido, el crecimiento de México ha estado cambiando hacia la consolidación de su economía creativa como respuesta a las formas en que estas industrias dinamizan las interacciones entre las fuerzas económicas. La dimensión de la economía creativa en México ha sido calculada por numerosos actores y múltiples metodologías, por ejemplo, la Cuenta Satélite de la Cultura en México estima que 2.7% del PIB nacional es generado por el sector cultural (Sistema de Cuentas Nacionales de México, 2012), mientras que el Instituto Mexicano para la Competitividad hace un cálculo mayor de 4.5% del PIB nacional (IMCO, 2014).

Es importante reconocer que México tiene una de las mayores economías informales del mundo; se calcula que ésta genera alrededor del 25% del PIB nacional y emplea aproximadamente al 57% del total de la fuerza laboral. Aunque el papel creciente de la economía informal escapa a las estadísticas oficiales, no hay que subestimarlo, pues la participación de la economía informal en México tiene un impacto tremendo sobre la dinámica general de la actividad económica. En este sentido, Ernesto Piedras propone un enfoque alternativo en que el valor de la economía informal ser añade al cómputo de la Economía Creativa, y sugiere una cuota final del 7.3% del PIB nacional producido por las Industrias Creativas (Piedras, 2010).

Reconociendo las complejidades económicas que conlleva ser una megalópolis, así como sus condiciones de trabajo informal, consideramos que la intensidad de la economía creativa y el sector del diseño no se está reconociendo ni midiendo del todo. Algunos esfuerzos por cuantificar el papel e impacto de las Industrias Creativas en la Ciudad de México apenas iniciaron en 2010. Espera un largo camino hasta que desarrollemos y logremos una conceptualización y un reconocimiento comunes del sector económico creativo en la Ciudad de México.

Las Industrias Creativas en la Ciudad de México emplean a 308,739 personas, el 8.08% del total de la población económicamente activa, y producen un volumen de negocios total de $915,742 millones USD. Se estima que la Economía Creativa representa el 5.43% del PIB de la ciudad, aunque si se toma en cuenta la economía secundaria, el porcentaje sube a 8.92% (Piedras, 2010). El entorno del diseño en la Ciudad de México es diverso y rico. En lo que se refiere al negocio del diseño, hay 1,789 unidades económicas registradas en la Ciudad de México, que generan 41,208 empleos y producen un volumen de negocios total de $138.855 millones USD (INEGI, 2014). Además, el sector está al alza: el año pasado había más de 40,000 estudiantes inscritos en programas universitarios y de posgrado de diseño en 60 universidades (ANUIES, 2016).

A pesar de o debido a este contexto, dicho esfuerzo sugiere una definición más amplia del diseño, que incluye varios procesos y áreas multidisciplinarios que moldean y enriquecen la calidad del ambiente en que vivimos, aunque, una vez más, el panorama del negocio del diseño en la Ciudad de México sigue disminuido de su fuerza real. Esperamos que la designación de la Ciudad de México como Capital Mundial del Diseño en 2018 cambie la percepción del público, de que el diseño es una entidad ajena a un proceso alcanzable y participativo.

El Laboratorio para la Ciudad, la Oficina Creativa de la Ciudad de México, ha liderado esfuerzos importantes hacia la cuantificación de las Industrias Creativas. De hecho, el establecimiento de la oficina es en sí un punto de ruptura en el entendimiento y enfoque del gobierno respecto de la creatividad y el diseño. Uno de sus varios experimentos, el coloquio internacional Poder Hacer, inauguró un espacio para concebir ciudades creativas mediante el intercambio de ideas y experiencias con expertos en creatividad y ciudadanía. Además, Sondeo Creativo fue una encuesta experimental pionera diseñada para medir los aspectos cuantitativos y cualitativos de la Economía Creativa en la Ciudad de México. Haciendo hincapié sobre todo en el fortalecimiento de las redes sociales y profesionales, este primer análisis delineó implicaciones importantes para la política pública en relación con los agentes creativos en la ciudad.

Las Industrias Creativas en la Ciudad de México representan una oportunidad única para todos, a medida que impulsan un desarrollo equitativo e integral para ciudadanos y comunidades mediante las externalidades y sinergia positivas que podrían tener con otros sectores de la economía y la vida social. Sin embargo, el papel compartido de la economía informal también está en aumento. Ésta es tanto un desafío como una oportunidad en una ciudad tan compleja como la Ciudad de México: no es sino hasta que se reconoce a un sector creativo en su amplitud que éste es empoderado para atacar problemas mayores.

El apoyo replanteado al diseño y la política creativa de la Ciudad de México es una clave estratégica para promover estrategias comunes que aborden los retos y las oportunidades de la ciudad de una forma innovadora, centrada en los humanos y sustentable.

Al expandir el horizonte de un proceso de diseño centrado en los humanos que prospere para ser multidisciplinario y de entendimiento común, el Gobierno de la Ciudad de México, en articulación con el ecosistema de diseño local, pretende abrir el diálogo sobre el potencial de la CDMX como Ciudad de Diseño. Fortalecer la red creativa profesional y ciudadana y añadir valor al trabajo artístico sólo será posible con un reconocimiento y recepción de la creatividad como parte económica, social, cultural y política fundamental del ámbito urbano.

  1. "Censo de Población y Vivienda 2010", Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).
  2. “Enero - Diciembre 2015”, Secretaría de Turismo (SECTUR), February 2016.
  3. Ernesto Piedras, “¿Por qué en México despreciamos el poder de las industrias creativas?”, interview by Zacarías Ramírez Tamayo, Últimas Noticias, Forbes México, 5 mayo 2017, https://www.forbes.com.mx/la-cultura-riqueza-mal-vista/.
  4. «Cuenta satélite de la Cultura en México 2012», Sistema de Cuentas Nacionales de México, Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), 2012.
  5. Instituto Mexicano para la Competitividad, A.C., Industrias Creativas & Obra Protegida: Informalidad, redes ilegales, crecimiento de la industria & competitividad en México, (IMCO, 2015), 7, https://imco.org.mx/wp-content...
  6. Ernesto Piedras Frías, Economía y Cultura en la Ciudad de México, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), 2010
  7. Ibid
  8. Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, Programa de Fomento y Desarrollo Cultural 2014-2018, Ciudad de México, 2014.
  9. Piedras, op. cit.
  10. Estimated based in the North American Industrial Classification System (SCIAN) under ‘Diseño Especializado’, “Censo Económico 2014”, Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).
  11. “Anuarios Estadísticos de Educación Superior: ciclo escolar 2015-2016”, Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), 2016, http://www.anuies.mx/informaci...